Bienvenid@s a la Web del Anuario de la Facultad de Derecho

El AFDUAM es una publicación anual de carácter jurídico-científico y de ámbito multidisciplinar, cuyo primer número vio la luz en 1997.

En él se recogen las ponencias presentadas en las Jornadas que el AFDUAM organiza cada año sobre un tema monográfico, objeto de análisis desde una perspectiva pluridisciplinar.

Este mismo enfoque está presente en el Seminario de Profesores, otra iniciativa del AFDUAM que se desarrolla en sesiones celebradas a lo largo del curso académico y en las que se abordan temas jurídicos y jurídico-políticos de especial interés y actualidad.

Desde el año 2013 el AFDUAM organiza asimismo una Conferencia anual en homenaje al que fuera profesor de nuestra Facultad, el recordado Tomás y Valiente.

El AFDUAM cuenta para desarrollar su labor con la inestimable colaboración del BOE y del Colegio Nacional de Registradores de la Propiedad y Mercantiles de España.

Jornadas, Seminarios y Conferencias

noviembre, 2018

lun

mar

mie

jue

vie

sab

dom

-

-

-

1

2

3

4

5

6

7

8

9

10

11

12

13

14

15

16

17

18

19

20

21

22

23

24

25

26

27

28

29

30

No hay eventos

Números Publicados

Presentación

El primer número del Anuario de nuestra Facultad de Derecho apareció allá por el año 1997, es decir, hace ya catorce años.

Su consejo de redacción de entonces era por sí mismo toda una garantía: dirigido por Cándido Paz-Ares, con Liborio Hierro, José María Miquel, Enrique Peñaranda, Miguel Virgós y Marta Lorente como vocales. Si se me permite extrapolar un poco las cosas, esa podría ser una de sus señas de identidad.

La de convocar a los mejores miembros de nuestro claustro a una reflexión común sobre algún tema de interés que fuera al mismo tiempo compartido por muchos y actual como interrogante general en el mundo del derecho.

Junto a ellos el Anuario quiso también contar en cada número con juristas españoles y extranjeros del máximo rango. En la Facultad se desarrollaba desde hacía años un seminario de profesores que obedecía precisamente a esta lógica. A partir de él nació el Anuario.

Un afable escrito de Aurelio Menéndez, emocionante para todos, nos recordaba entonces que la Facultad cumplía veinticinco años. Catorce números después podemos estar ya seguros de su valor y de que ha de servir como una rigurosa tarjeta de presentación de esta Facultad.

Este formato de número monográfico, como un libro de artículos especializados sobre un tema común, elaborados por colegas de la Facultad y profesores invitados particularmente familiarizados con el tema a examen, me parece una de sus grandes virtudes. Las revistas misceláneas, por interesantes que sean, rara vez logran llamar la atención de mucha gente.

Con esa idea de nuestra Facultad como un cuerpo de investigación capaz de dar resultados comunes y de interés compartido, hemos logrado un razonable éxito y una impronta característica. En tiempos como los presentes, en que quizás soportamos una cierta presión hacia la atomización y el distanciamiento entre colegas, áreas y departamentos, espero que sepamos ser fieles a esa impronta.

Quizás porque la he dirigido unos años, quizás porque siempre me ha parecido una empresa de todos nosotros, el actual consejo de dirección me pide que escriba una página con motivo de una decisión muy acertada. Tras esos catorce años caminando, viviendo en esa forma que hoy ha dado en llamarse “soporte papel”, han decidido que empiece a volar por el espacio virtual. La revista será accesible a quienes naveguen por la ‘Red’. Me parece, como digo, una buena decisión. Con ella adquirirá sin duda un alcance y una versatilidad mucho mayor, y estará a disposición de muchos más estudiosos.

Ni que decir tiene que ello no hace sino incrementar nuestra responsabilidad. Pero estoy seguro que haremos entre todos un esfuerzo ulterior para que aquellos temas que seleccionemos como monográficos en los números de cada año, y los profesores que se encarguen de examinarlos sean de nuevo importantes tanto para los estudiosos como para la práctica del derecho en nuestro país. Cada año podremos así seguir contribuyendo a mejorar nuestra cultura jurídica y nuestra convivencia civil.

Francisco J. Laporta San Miguel

X